¿Qué es la cirugía ADR?

En casos de degeneración discal en los que aparece tanto dolor cervical o lumbar como dolor radicular (del nervio) se precisa de una intervención si el tratamiento médico conservador no ha sido eficaz.

En estos casos, la intervención que se realiza de forma generalizada es la fusión o fijación lumbar o cervical.

Nosotros creemos que la cirugía ADR (Artificial Disc Replacement) es una alternativa mejor a la cirugía de fusión y mucho menos invasiva. Consiste en la sustitución del disco lumbar o cervical degenerado por un implante artificial diseñado para imitar el disco natural sano.

Cirugía de columna no invasiva lumbar

Las patologías más frecuentes de la columna con las que nos encontramos en Instituto Clavel son la hernia discal lumbar, la estenosis de canal lumbar y otras patologías susceptibles de artrodesis instrumentada lumbar. Dentro de estas últimas encontraríamos: la espondilolistesis lumbar, la estenosis de canal lumbar asociada a espondilolistesis, la escoliosis del adulto, las recidivas herniarias y las lumbalgias debidas a discopatía degenerativa lumbar.

Los abordajes no invasivos que realizamos en estos casos en Instituto Clavel se basan en sistemas tubulares de dilatación progresiva. Con ello conseguimos realizar lo que haríamos mediante una cirugía abierta pero a través de pequeñas incisiones.

En las cirugías en las que pueda ser precisa la colocación de instrumentación, estas se llevan a cabo mediante la ayuda de GPS que nos permiten conocer la situación exacta dentro de la columna. De esta manera disminuye de forma significativa alguna mal posición que pueda ocasionar una lesión de estructuras nerviosas. Dicho sistema de navegación GPS se llama O-arm. Nuestro Instituto cuenta con el primer sistema instalado en España.

También la monitorización neurofisiológica intraoperatoria es de gran ayuda, especialmente en las cirugías complejas de escoliosis del adulto o en reintervenciones.

El registro neurofisiológico es otro extra de seguridad. El neurofisiólogo monitoriza de forma constante, y durante toda la cirugía, la conducción nerviosa. Cualquier alteración en la conducción causada por un mínimo error en la colocación de instrumental es detectada por los sistemas de registro intraoperatorio y permite la corrección intraoperatoria de la colocación de la instrumentación.

Finalmente, tiene que decirse que el reemplazo total de disco mediante ADR supone la técnica menos invasiva lumbar de todas porque se preserva la musculatura posterior de la espalda, no se realizan osteotomías en la vértebra y se consigue una mejor exposición y extracción del disco lumbar. También es la técnica no invasiva que presenta la recuperación más rápida.

Cirugía de columna no invasiva CERVICAL

La hernia discal cervical puede tratarse mediante un abordaje tubular posterior no invasivo, realizando una pequeña incisión y dilatación progresiva de la musculatura.

La hernia discal también puede ser tratada de forma más habitual por vía anterior, mediante discectomía casi total y sustitución del disco herniado por un disco nuevo artificial. La ventaja del abordaje anterior es que no precisamos de artrectomías en la vértebra ni de disección de la musculatura posterior. Además, las hernias presentan siempre una situación anterior al nervio, con lo que la necesidad de manipulación del mismo es menor en el abordaje anterior.

El mencionado abordaje, seguido de la discectomía y la sustitución del disco por uno artificial, se usa también en la discopatía degenerativa cervical causante de dolor cervical.

Cuando la cervicoartrosis es avanzada en pacientes mayores de 70 años y además existe compresión significativa de la médula, en el Instituto Clavel no utilizamos la técnica de ADR por no estar indicada. En esos casos, la técnica usada es la de artrodesis cervical con caja intersomática a uno o varios niveles, seguida de placa cervical.

Al igual que en la cirugía lumbar, en la cervical es de gran ayuda la navegación y monitorización intraoperatoria en la colocación de instrumentación posterior.

La monitorización intraoperatoria neurofisiológica se utiliza con frecuencia para el control de las estructuras nerviosas durante la cirugía. El registro continuo de la conducción nerviosa permite al neurofisiólogo avisarnos en caso de que una maniobra o una malposición de la instrumentación pueda dar lugar a una lesión. Es de especial utilidad en pacientes con una lesión medular previa a la cirugía o en la colocación de instrumentación posterior.

TIPOLOGÍAS DE ADR

Las primeras experiencias de sustitución de disco lumbar tuvieron lugar en los años 80. En los 90 la cirugía se empezó a popularizar con mejoras de diseños y materiales y fue a principios del 2000 cuando empezamos a realizar nuestras primeras cirugías.

Con el transcurso de los años, los materiales y sobre todo los diseños han mejorado sustancialmente, y en este momento implantamos prótesis que llamamos de “tercera generación” que presentan alta resistencia al desgaste y un comportamiento biomecánico muy similar al del disco natural. Esto nos ha permitido llevar a cabo cirugías con mayor seguridad y mejores resultados clínicos. Por ello, en los últimos ocho años la cirugía de ADR se ha convertido en la mejor opción en los casos de discopatía degenerativa lumbar y cervical.

REMPLAZO DEL NÚCLEO DEL DISCO

La sustitución del núcleo del disco (prótesis del núcleo) no es posible en el caso de los discos cervicales debido a su tamaño y a las complicaciones y los resultados clínicos obtenidos en los diferentes estudios pilotos que se han desarrollado a lo largo de los años.

A finales de los 90 y en la primera década del 2000, salieron al mercado diferentes propuestas y diseños de sustitutos artificiales de núcleo discal lumbar.

En 2007 médicos integrantes del Instituto Clavel participamos en un estudio multicéntrico junto con varios centros tecnológicos europeos llamado Custom Implantable Medical Devices.

Pensamos que si conseguíamos diseñar una prótesis de núcleo a medida disminuiría la incidencia de extrusión y de subsidencia. Además buscamos el que pensamos que podía ser el mejor material posible: un poliuretano con características muy similares al disco lumbar. Sin embargo, se encontraron dificultades significativas para su implantación y seguramente también se habrían encontrado limitaciones en los resultados clínicos dado que el núcleo no es el único generador de dolor.

Por ello, y a pesar de lo atractiva que resulta la idea de la sustitución sólo del núcleo del disco, en el Instituto Clavel creemos que la cirugía de referencia en los casos de discopatía degenerativa lumbar y cervical es la sustitución total – o casi total –  del disco e implantación subsiguiente de una prótesis de disco artificial.

operacion hernia cervical

REMPLAZO TOTAL DEL DISCO

Con la sustitución total o casi total del disco conseguimos la exéresis de todos los potenciales agentes causantes de dolor: el núcleo degenerado, el anillo degenerado y fisurado, las terminaciones nerviosas sinuvertebrales y el platillo degenerado. Con ello, el resultado clínico suele ser muy satisfactorio, con un porcentaje de buen resultado por encima del 95%. Además mantenemos el movimiento de la articulación.

Cierto es que muchos cirujanos siguen considerando a la artrodesis o fusión lumbar o cervical como la cirugía de elección, sin embargo, debido a las ventajas y a la mejora en los diseños y materiales que han tenido lugar en los últimos cinco años, en el Instituto Clavel consideramos la cirugía de ADR como la mejor elección en los casos de discopatía degenerativa lumbar o cervical asociada o no a hernia discal.

LAS VENTAJAS DEL ADR

Se trata de una cirugía mucho más fisiológica dado que se preserva el movimiento de la articulación y por lo tanto no se inmovilizan las vértebras.

En segundo lugar, y gracias a lo anterior, se evita la degeneración del disco adyacente. El disco adyacente se degenera de forma precoz en la fijación, dado que una vez fijadas las vértebras el disco superior o el inferior soportan un mayor estrés biomecánico. En muchos casos la degeneración del disco adyacente conlleva a una nueva intervención en el futuro.

No ocurre así en la prótesis de disco dado que, al mantener la movilidad del segmento operado, el inferior y el superior no se degeneran.

En tercer lugar, las prótesis son colocadas mediante un abordaje anterior a la columna. Gracias a ello, no se tiene que abrir la musculatura de la espalda, lo que conlleva a menos dolor postoperatorio inmediato e incluso a medio o largo plazo.

La artrodesis o fijación se suele realizar con incisiones largas en la espalda y con una gran disección muscular, lo que conlleva a una importante pérdida de sangre y atrofia muscular. Por este motivo, puede quedar instalado un dolor crónico.

Además, y gracias al abordaje anterior, para operar el disco no hace falta manipular ni movilizar los nervios con lo que disminuye mucho el riesgo de lesión nerviosa. No es así en la fusión en la que la colocación de los implantes somete a un riesgo muy elevado a las estructuras nerviosas.

En cuarto lugar, no se realizan osteotomías con desestabilización de la vértebra e importante pérdida de sangre. En esta cirugía se sustituye un disco degenerado y gastado por uno nuevo artificial.

Como contrapartida, en la artrodesis son frecuentes las osteotomías o cortes en la vértebra para poder introducir los implantes o para conseguir una buena superficie ósea de fusión. Importa poco que se hagan cortes en la vértebra dado que la unidad funcional vertebral queda fijada y no funcionante.

BENEFICIOS PARA EL PACIENTE

El paciente vuelve a tener una vida completamente normal tras la intervención, recuperando su calidad de vida y volviendo incluso a practicar las actividades deportivas que realizaban antes de la operación.

Las probabilidades de precisar una nueva cirugía en el futuro son prácticamente nulas porque al mantenerse el movimiento de la articulación, disminuye la enfermedad del disco adyacente y por lo tanto la necesidad de otra cirugía.

Finalmente, el coste de la cirugía es menor que en el caso de la cirugía de artrodresis, sobre todo si se tiene en cuenta la reincorporación laboral temprana.

Mejor cirujano de columna

EFECTIVIDAD

El Instituto Clavel es el centro de Españay uno de los mejores de Europacon mayor experiencia en cirugía ADR, lo que contribuye a que la efectividad y eficiencia de esta cirugía sean tan altos, ya que el riesgo global de complicaciones se sitúa por debajo del 3%.

Precisamente gracias a la experiencia, ha disminuido también el riesgo de lesión vascular que es una de las complicaciones que más asustan. En nuestra experiencia hemos experimentado alguna laceración intraoperatoria de estructuras vasculares pero siempre ha sido solucionada por nosotros mismos.

También se ha registrado una disminución significativa del dolor lumbar o cervical en más del 95% de los casos y un mayor retorno a la actividad deportiva. Hemos observado que alrededor de un 70% de los pacientes intervenidos vuelven a hacer deporte de forma completa. Teniendo en cuenta que no todos los pacientes son deportistas podemos considerar este resultado como excelente, pues un porcentaje tan alto no se ha conseguido con ningún otro tipo de técnica quirúrgica en columna.

RIESGOS

En esta intervención radican principalmente en el abordaje que por ser anterior implica que se tengan que movilizar los vasos abdominales y que estos se puedan lacerar. Se trata de una situación muy infrecuente, controlada y solucionada en la misma intervención.

Además las nuevas generaciones de discos – mejores diseños y materiales – han hecho que desaparezcan las complicaciones asociadas a los discos artificiales en sí.

PROCESO QUIRÚRGICO

La Cirugía ADR implica una serie de procedimientos que comienzan incluso antes de la propia intervención quirúrgica y que continúan durante el proceso quirúrgico y la fase post-operatoria. Su objetivo es asegurar los mejores resultados posibles para el paciente.

ANTES DE LA CIRUGÍA

La cirugía de ADR lumbar o cervical, como todas las cirugías, implica una valoración previa y detallada de cada caso. Para ello los pacientes deben ponerse en contacto con el Instituto Clavel para concertar una cita y así poder proporcionar al especialista toda la información necesaria.

Una vez recibida la información, en un plazo no superior a una semana el paciente recibirá la completa valoración del especialista.

Antes de la cirugía, los pacientes han de haber realizado las pruebas solicitadas por el médico.

En ocasiones, los pacientes han seguido con anterioridad diferentes tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos con el fin de mitigar y solucionar el dolor. Este historial médico es de interés para el cirujano antes de cualquier intervención. También hemos de conocer el historial médico global del paciente, cirugías previas – en especial si han existido en la zona abdominal­ –  y tratamientos médicos que pueda estar siguiendo en la actualidad.

DURANTE LA CIRUGÍA

El paciente ingresa el mismo día de la cirugía y es llevado a quirófano. Ese día ha de haber estado en ayunas al menos seis horas antes de la cirugía.

La espera previa a la intervención se realiza en la habitación del hospital y puede ser en compañía de familiares o amigos. Una vez llevado al área quirúrgica será entrevistado brevemente por el anestesista quien le hará firmar un consentimiento informado de los riesgos anestésicos.

Cuando intervenimos un nivel lumbar o cervical el tiempo quirúrgico suele ser aproximadamente de una hora. Cada nivel extra supone unos quince minutos más.

Al terminar, el paciente es despertado en quirófano y llevado a una zona de reanimación donde es vigilado alrededor de unas dos horas antes de ser trasladado a la habitación.

Es normal en el postoperatorio sentir algunas molestias en la zona de la herida o en la zona cervical o lumbar, pero estas molestias van remitiendo con los días.

El alta del hospital varía. El paciente permanece de media dos noches en el caso de que se haya intervenido de artroplastia cervical, y si ha sido de artroplastia lumbar, los pacientes permanecen en el hospital una media de tres noches.

Operación de hernia cervical en Barcelona

EFECTOS SECUNDARIOS DE LA OPERACIÓN

En algunos casos hemos visto que algunos pacientes tenían dolor residual o dolor lumbar nuevo que puede atribuirse a un cierto estrés mecánico de las articulaciones interapofisarias, también conocidas como facetas. Estos casos responden de forma favorable con infiltraciones o con radiofrecuencia de las articulaciones interapofisarias.

En nuestra experiencia hemos observado muy pocos casos de subsidencia de prótesis de disco lumbar que se han dado sobre todo en mujeres menopáusicas por encima de los 50 años de edad. Es por ello que a todos los pacientes por encima de los 50 años de edad – mujeres por encima de los 40 años – les solicitamos una densitometría ósea previa para conocer la calidad de las vértebras del paciente.

Solo hemos experimentado un caso de extrusión o salida de la prótesis que fue solucionado mediante una nueva intervención y colocación de prótesis nueva.

Finalmente, hemos observado algún caso de eyaculación retrógrada que se resuelven en su mayoría. Es por ello que se avisa a los varones, especialmente cuando se opera el disco L5-S1, de la incidencia alrededor del 0,5% de eyaculación retrógrada que acostumbra a ser transitoria.

POST-OPERATORIO: LA RECUPERACIÓN

La recuperación de la cirugía de ADR, tanto si es cervical o lumbar, es una recuperación progresiva en la que, como es normal, el paciente puede notar molestias. El paciente es citado para su seguimiento a los siete o diez días de la intervención para realizar una cura de la herida y retirada de tiritas, dado que no existen puntos externos. Durante la primera semana se recomienda que el paciente camine y no realice esfuerzos, y pasado ese periodo ha de continuar caminando como mejor ejercicio para su recuperación.

Tras la intervención, en el Instituto Clavel no indicamos fajas lumbares de forma rutinaria. Tan solo en algunos pacientes que notan una cierta distensión abdominal recomendamos una faja lumbar elástica o semirrígida durante unos días.

Además, a los pacientes intervenidos de ADR cervical les recomendamos que lleven un collarín cervical blando – proporcionado en el hospital, y que puede ser retirado para comer y dormir – hasta el día de la retirada de las tiritas de sutura.

En líneas generales no debe realizar esfuerzos ni adoptar malas posturas durante los tres primeros meses tras la cirugía, y en especial durante el primero. El paciente podrá empezar a nadar pasado un mes de la cirugía; y a correr y a ir en bicicleta transcurridos los 3 primeros meses.

Al cabo de unas 3 semanas el paciente puede reincorporarse a su actividad laboral si esta no supone esfuerzos. Para los pacientes que sí los realizan, la reincorporación se suele producir transcurridas 6 semanas de la intervención. Alternativamente, es recomendable que se realicen sesiones de rehabilitación tuteladas en un centro de fisioterapia especializado.

En todo momento, el personal del Instituto Clavel está a disposición de los pacientes que quieran consultar cualquier duda sobre su recuperación a través de los canales habituales como el teléfono o por correo electrónico.

CONTROL DEL DOLOR

A todos los pacientes, durante el ingreso hospitalario, se les administra suficiente analgesia de forma endovenosa los primeros días tras la intervención y, una vez tienen el alta, la pauta de medicación es por vía oral. Los pacientes deben tomar las medicaciones prescritas al alta, que serán retiradas de forma paulatina en las visitas sucesivas al Instituto Clavel.

La medicación pautada durante y tras el ingreso hospitalario cubre de forma suficiente las necesidades analgésicas tanto de la cirugía de ADR cervical como lumbar.

ENTRENAMIENTOS

Tras una intervención de ADR el paciente deberá realizar una serie de entrenamientos postoperatorios siguiendo una serie de ejercicios.

CANDIDATOS

En general todos los pacientes son candidatos a la cirugía de ADR. Solo quedarían excluidos los casos de avanzada edad en los que el estado de degeneración de disco, ligamentos y facetas no hace aconsejables este tipo de operación.

Por otro lado, en menores de 20 años es raro tener que realizar esta intervención, pues aunque tengan dolor lumbar y discopatía degenerativa se intenta tratar de forma conservadora.

ATLETAS

Los atletas pueden volver a la actividad total e incluso a la competición en un plazo estimado de unos tres meses.

De hecho, dado que en esta intervención la recuperación es significativamente más rápida que en la fusión, y que mantiene el movimiento, los atletas pueden volver a la actividad total e incluso a la competición en un plazo estimado de unos tres meses.

En Instituto Clavel hemos visto en nuestra serie de casos como hasta un 70% de los pacientes intervenidos de ADR lumbar vuelven a la actividad deportiva.

EMBARAZADAS

Una vez ha tenido lugar el parto, y transcurridos unos seis meses se podría llevar a cabo la intervención. También tendría que decirse que una paciente intervenida de ADR lumbar podrá quedarse embarazada un año después de la intervención.

No es aconsejable operar a embarazadas porque en el caso de la cirugía de ADR lumbar el abordaje es por vía anterior. Si se sufre lumbalgia, es mejor tratarse con medicación.

En cuanto a la cirugía de ADR cervical, solo se realizaría en pacientes embarazadas en casos de extrema necesidad, es decir en casos en los que exista una comprensión medular cervical.

ACCIDENTADOS

Pacientes que hayan sufrido un accidente no suelen ser buenos candidatos para la cirugía de ADR lumbar o cervical. El motivo es que suele existir asociada una lesión discal o ligamentosa que se traduce en inestabilidad del segmento.

ABORDAJE VÍA LATERAL

El abordaje por vía lateral a la columna vertebral es una técnica contrastada y mínimamente invasiva para el tratamiento de patología lumbar discal seleccionada, especialmente para los casos de artrodesis, y recientemente la estamos empleando también para la sustitución del disco por uno artificial (ADR). Minimiza la estancia hospitalaria y por tanto el período de rehabilitación. Consiste en el abordaje lateral del disco intervertebral mediante una pequeña incisión en uno de los costados de la zona lumbar.

EL ABORDAJE POR VÍA LATERAL A LA COLUMNA LUMBAR

El abordaje lateral a la columna lumbar se ha consolidado en los últimos años como una alternativa y un complemento a la cirugía de columna convencional. Se consigue llegar al disco a través de una vía de acceso retroperitoneal completamente avascular y con la dilatación progresiva del músculo psoas situado en el lateral del disco.

Esto nos permite el tratamiento diferentes patologías del disco intervertebral:

– Discopatía degenerativa lumbar en segmentos L1 hasta L5.

– Espondilolistesis.

– Estenosis foraminal unilateral.

– Corrección de balance en cirugías de escoliosis.

Presupuesto cirugía de espalda

DISCOS ARTIFICIALES

Los discos artificiales, ya sean lumbares o cervicales, se parecen en los materiales de los que están hechos y en sus propiedades mecánicas. Sin embargo, las solicitudes a las que se ven sometidos son distintas lo que hace que difieran biomecánicamente.

DISCOS cervicales ARTIFICIALES

Hemos de tener en cuenta que en la columna cervical existen unas pequeñas articulaciones en la parte posterior del disco llamadas articulaciones uncovertebrales que acompañan al segmento discal en los movimientos laterales. En dichos movimientos, el centro de rotación del segmento vertebral deja de localizarse en la vértebra inferior para situarse en la vértebra superior.

Es por este motivo que los diseños tipo rótula o “ball and socket” no parecen los más apropiados, dado que al no atender a este cambio biomecánico que se produce en los movimientos laterales puede ocasionar dolor.

Además, cuando el segmento vertebral cervical realiza flexión se produce también una traslación. Por eso es importante que la prótesis de disco cervical no tenga un centro de rotación fijo, para así atender a estas demandas biomecánicas propias del segmento discal cervical.

Además, cuando el segmento vertebral cervical realiza flexión se produce también una traslación. Por eso es importante que la prótesis de disco cervical no tenga un centro de rotación fijo, para así atender a estas demandas biomecánicas propias del segmento discal cervical.

DISCOS lumbares ARTIFICIALES

Los discos artificiales lumbares soportan más carga que los discos artificiales cervicales, han de mantener o restituir la curva fisiológica lumbar y disminuir al máximo la transferencia de carga a las articulaciones interapofisarias lumbares.

En los últimos 10 años, ha existido una evolución importante de los discos artificiales lumbares, tanto desde el punto de vista de los materiales como de su diseño.

tipos de DISCOS ARTIFICIALES

PRODISC – SYNTHES (Uso cervical y lumbar).
La prótesis Prodisc es un diseño de finales de los años 90 que consiste en dos platillos de titanio acabados en una única quilla superior e inferior. En medio, tiene un núcleo de polietileno con una convexidad superior que se articula con la concavidad inferior del platillo superior. Se trata pues de un diseño de “ball and socket” invertido.

M6 – SPINALKINETICS (Uso cervical y lumbar).
El diseño es ciertamente innovador, su comportamiento biomecánico es el que más se asemeja al disco natural y tiene dos platillos de titanio que se sujetan a la vértebra de arriba y a la de abajo. En medio, un núcleo de poliuretano rodeado de un anillo de polietileno une los dos platillos de titanio de la misma manera que el anillo discal rodea el núcleo discal en un disco humano sano.

Es la única prótesis del mercado que ofrece 6 grados de movimiento, es decir, que gira y se traslada en los 3 ejes del espacio. Como es obvio, los diseños tipo rótula no se comportan de esta manera, dado que aunque pueden rotar e incluso trasladarse sobre los ejes X e Y, no pueden trasladarse sobre el eje Z, es decir, carecen de capacidad de absorción de shock, un movimiento muy característico de la articulación discal. Debido a su implantación sencilla es la preferida por Instituto Clavel. Es el diseño de prótesis de disco lumbar con el que Instituto Clavel tiene más experiencia.

En los ensayos mecánicos el poliuretano ha demostrado estabilidad y durabilidad, así como también lo ha demostrado el anillo de fibras entrelazadas de polietileno.

BRYAN CERVICAL DISC – Medtronic (Uso cervical). La prótesis de Bryan fue la primera de núcleo elastomérico en implantarse con éxito y durante años se ha implantado de forma extensa. Para su colocación, que debe ser muy precisa, se ha de realizar un fresado extenso en los platillos vertebrales para acomodar la prótesis que tiene una altura de 8 milímetros. Estos inconvenientes en la colocación es lo que ha hecho que en Instituto Clavel no la hayamos colocado de forma extensa.

MAVERICK- MEDTRONIC (Uso Lumbar).
Se trata de una prótesis de disco lumbar fabricada mediante dos patillos métalicos de una aleación de cromo-cobalto. La mitad inferior de la prótesis tiene una forma acabada en cúpula que se articula con la concavidad de la mitad superior. Los resultados clínicos publicados con esta prótesis han sido buenos y superiores a la fusión lumbar.

ACITV-L – AESCULAP (Uso Lumbar).
Activ L, está constituida por 3 piezas, dos platillos metálicos y un núcleo de polietilieno. Ofrece unas características mecánicas parecidas a las del disco natural, trasladándose en flexión.

El platillo superior tiene una forma anatómica convexa que se adapta a la concavidad del platillo inferior de la vértebra superior. Su sistema de fijación no es mediante quillas perforadas en la vértebra si no a través de “spikes” o pequeños pinchitos que se clavan en el platillo. Nuestra experiencia con este implante ha sido positiva.

COMPONENTES ARTIFICIALES

Durante años las compañías fabricantes de prótesis han intentado mediante diversos diseños semejarse al máximo al disco natural.

En los últimos tiempos, los diseños que incorporan un núcleo elastomérico (poliuretano, hidrogel, silicona) son los que proporcionan un movimiento más fisiológico.

Otro aspecto que también ha ido variando son los sistemas de fijación. Los iniciales – algunos todavía perduran – incluían tornillos de fijación o una única quilla alta superior e inferior. Afortunadamente, con el tiempo han aparecido sistemas de fijación más sencillos y menos invasivos que proporcionan una sujeción suficiente al hueso.

En general, la superficie del implante va recubierta de un plasma poroso y de un recubrimiento de hidroxiapatita que fomenta el crecimiento óseo sobre el implante. Este crecimiento finaliza al año de la intervención, es por este motivo que recomendamos a los pacientes que no realicen deportes extremos al menos hasta que no haya transcurrido un año.

ENSAYOS

Por definición, cualquier superficie que se mueve sobre otra se desgasta en mayor o menor medida y al igual que los discos naturales se degeneran se ha comprobado que las prótesis se desgastan.

A pesar de ello, la duración de los discos artificiales supera todos los miles de movimientos que un paciente llega a realizar a lo largo de su vida. Esta duración tan longeva se debe a la mejora de materiales y diseños, pero también a que en la columna las cargas no son de la misma magnitud que en una cadera o en una rodilla.