¿Cómo afecta el uso de las nuevas tecnologías a nuestra espalda?

mejor cirujano de columna

Seguramente has oído hablar, y mucho, sobre los efectos negativos del uso del smartphone. Aunque no nos demos cuenta, a la hora de revisar nuestro dispositivo móvil inclinamos la cabeza y lo hacemos un gran número de veces cada día. Para que te hagas una idea, cada vez que miramos el móvil ejercemos una fuerza sobre la columna que puede alcanzar los 27 kilos. El mejor cirujano de columna no dudaría en destacar que es importante cuidar nuestra postura a la hora de interactuar con nuestro teléfono o tablet.

Esta información no es nueva, de hecho la revista médica Surgical Tecnhology International publicó hace algunos años un estudio que refleja los efectos nocivos de este hábito que repetimos con frecuencia para la salud de nuestras cervicales y de la columna vertebral.

De hecho, desde su irrupción, el uso de las nuevas tecnologías en nuestra vida tiene consecuencias negativas para nuestra espalda, pero también, resulta nocivo para la vista. Evidentemente, la presión que ejercemos sobre el cuello de forma cotidiana por mirar nuestro smartphone no nos va a causar una lesión en el momento, pero a medio o largo plazo puede ser la causa de problemas cervicales importantes.

Nadie duda de los beneficios de las nuevas tecnologías, que nos hacen la vida más fácil y confortable. El principal problema reside en la postura que solemos adquirir para revisar la actividad de los dispositivos móviles. La presión a la que sometemos a la columna y la zona cervical dependerá, directamente, del grado de inclinación de nuestra cabeza.

Las cifras que presenta este estudio son determinantes. La cabeza de un adulto pesa una media de 4 o 5 kilos, si la inclinamos unos 60 grados estaremos ejerciendo una presión sobre nuestros hombros de 27 kilos. Además, realizamos este movimiento varias veces a lo largo de la jornada y día tras día.
Desde el Instituto Clavel queremos destacar que la postura más recomendable para utilizar este tipo de dispositivos es tratar de mantener la columna recta y subir las manos para situar el aparato a la altura de la cara. De este modo, evitamos tener que doblar el cuello y sobrecargar la zona, al tiempo que se reduce el riesgo de sufrir futuros problemas de espalda.

La postura habitual que adoptamos para ver videos, escribir mensajes o jugar con el móvil es una de las primeras causas de lo que se conoce como text neck. Un problema que cada vez afecta a más gente. La mala higiene postural puede desencadenar otras dolencias como, por ejemplo, dolores de cabeza o migrañas y dolor en brazos y hombros. Además de la espalda, la zona cervical sufre y mucho con nuestra mala higiene postural a la hora de consultar el móvil.

Al doblar el cuello para ver la pantalla de nuestros dispositivos creamos una presión intensa, localizada en esa zona. Es un problema importante, que no debe tomarse a la ligera, ya que en los casos más graves puede llegar a desencadenar una neuralgia occipital, provocada por el pinzamiento del nervio occipital o nervio de Arnold.