El peso del saber en las espaldas de nuestros hijos

Un peso excesivo en las mochilas escolares provoca dolores de espalda a nivel cervical, dorsal y lumbar, dolor que puede trasladarse a la edad adulta y desembocar en patologías musculoesqueléticas.

Con la vuelta al colegio de nuestros hijos, se acumulan los gastos, tratamos de recuperar los horarios y la rutina perdidos… innumerables cambios tanto para niños como para padres y madres. Pero hay una cuestión que a menudo pasa desapercibida y que no es en absoluto menor. Con el cambio de curso, nuestros hijos tienen que llevar al colegio una cantidad cada vez mayor de material escolar, y eso repercute en la salud de su espalda. Es fundamental no pasar por alto los dolores que puedan aparecer en esta época de su vida porque numerosos estudios relacionan el dolor de espalda en niños y adolescentes con la presencia de dolor de espalda en adultos.

Se cree que el transporte de un peso excesivo en las mochilas provoca dolor de espalda, pero no es el único factor que se debe tener en cuenta, dado que no se puede obviar el tipo de mochila y la forma de llevarla. Así, los estudios recomiendan minimizar el peso al que están sujetas las espaldas de los niños, y lo cifran en un 10-15% de su peso corporal, aconsejan llevar la mochila siempre colgada de los dos hombros, cerca del cuerpo, y no muy alta ni muy baja, y apuntan la posibilidad de recurrir a los carritos escolares o mochilas con ruedas para liberar la espalda de tanto peso y prevenir la aparición de dolor que finalmente pueda desembocar en dolencias más graves de carácter crónico o degenerativo.