¿Puedo hacer ejercicio tras una intervención de hernia discal?

mejor cirujano de columna

Sufrir una lesión en la espalda puede mermar, y mucho, la calidad de vida de la persona que la padece. Una hernia discal es un hándicap para cualquier ciudadano de a pie, pero es mucho más traumático para una persona activa o que practica deporte con frecuencia. Si te enfrentas a esta situación y tu médico te ha recomendado pasar por el quirófano, es posible que tengas muchas dudas. Busca el mejor neucirujano de columna y consulta con él todas aquellas cuestiones que te preocupan antes de someterte a la intervención.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que no todas las lesiones son iguales. Entender qué te pasa y cuál es el alcance de la lesión es importante. De todas formas, no tires la toalla, que tengas que operarte de una lesión de espalda no significa que debas dejar de practicar deporte para siempre. Pero, si tienes dudas, no te quedes con ellas. Consulta con tu cirujano todas las cuestiones que te preocupan.

También es importante que te informen sobre el tipo de operación a la que te van a someter, qué técnica van a seguir y qué implicaciones supondrá. Toda esta información es importante para conocer el tiempo mínimo de curación y qué tipo de recuperación será el más adecuado. En cualquier caso, es cierto que las personas con una musculatura tonificada suelen tener mejores expectativas de recuperación.

Tras la cirugía, en el informe de alta, encontrarás detallada toda la información necesaria para el proceso de recuperación. Este período es muy importante de cara a poder practicar deporte cuando estés mejor. En principio, si sigues las instrucciones de tu cirujano a rajatabla, a medio o largo plazo, deberías poder hacer vida normal y recuperar tu actividad deportiva.

Una operación de columna no debería suponer ninguna merma para la movilidad. Al contrario, se recurre a la intervención para eliminar los dolores y molestias que te impiden moverte con libertad. Pero, es cierto que deberás respetar las fases de recuperación para alcanzar el mejor resultado posible.

En Instituto Clavel queremos destacar que durante el primer mes es importante no practicar ningún tipo de actividad deportiva. Con algunos hábitos cotidianos como incorporarse, subir escaleras, montar o bajar del coche será suficiente para ir ejercitando la espalda y recuperando la movilidad.

Después del primer mes, dependiendo de la lesión y de la recuperación, es posible ir practicando algún deporte de baja intensidad. Siempre que cuentes con el consentimiento de tu médico. Lo más adecuado es hacer algún ejercicio en el agua, nadar o caminar es lo más recomendable. Las tablas de ejercicios suaves también son muy adecuadas para ir fortaleciendo la musculatura.