Cómo abordar la escoliosis

operaciones de columna

La escoliosis deriva de la palabra en griego “skolios” que significa torcido, por lo tanto cuando hablamos de la columna significa columna torcida o curvada. Dependiendo de la curvatura que presente la columna necesitará tratamiento o no. Es decir, puede ser preciso recurrir a operaciones de columna.

Tenemos que saber que en la población general hasta casi un 3% de la población tiene escoliosis menor a 10 grados de curvatura y que ésta no tiene que provocar problemas de salud. Las escoliosis de mayor magnitud superiores a 20 º ya se advierten a edades tempranas por lo que la detección de las mismas es en la preadolescencia. El tratamiento de cada tipo de escoliosis en los niños dependerá del tipo de curva que tengan pero sobretodo del grado de curvatura. Así pues con curvaturas inferiores a 20º habitualmente se realiza un tratamiento con ejercicio postural para mantener la musculatura lo más en tónica posible y tratar de frenar la evolución de la curva en el crecimiento.

Si la curva supera los 20º se puede combinar la gimnasia postural con el apoyo de corsé nocturno o durante 24 horas y por supuesto en casos en que las curvas sean mayores provocando deformidad importante o dolor se recomienda la cirugía correctiva de la escoliosis. La gran mayoría de pacientes con escoliosis no presentan problemas de dolor durante la mayor parte de la vida, pero es a la edad adulta donde la artrosis hace que inicien los dolores. En estos casos de escoliosis del adulto el tratamiento irá dirigido a tratar el punto de la columna que produzca el problema de cada paciente y solo en casos que la escoliosis se descompense, en Instituto Clavel procederemos a una corrección quirúrgica de la escoliosis.